Forofismo y Villarato

Posted by

Hace ya como dos o tres temporadas desde el diario Marca y el diario As, vienen argumentando una teoría conspiratoria llamada “el Villarato”. Su principal teórico, valedor y defensor a ultranza de esta trama casi cinematográfica, es el director del diario As, Alfredo Relaño. Un periodista que antaño admiraba (y que en muchas ocasiones ha demostrado su valía) pero que lleva un año paranoico, perdido, demente, huraño, enfadado, esquizofrénico, trastornado..etc.

El Villarato, teoría concebida por Relaño, defiende que Ángel María Villar, longevo presidente de la Federación Española de Fútbol, incita a los árbitros (premiándolos con partidos, emonumentos y diversos honorarios) a arbitrar premeditadamente a favor del F.C. Barcelona y por consiguiente en contra del Real Madrid, ya que el equipo azulgrana tiene peso institucional y puede otorgarle el voto de los clubes en su devenir como presidente. Sustenta que Laporta apoyó la candidatura de Villar y Florentino no, y que desde ese momento existe una conspiración no escrita, pero si pactada, en contra del equipo merengue.

A mi esta teoría me produce sonrojo, risa e indignación a partes iguales. De ser cierta, estaríamos ante un descomunal caso de fraude deportivo, superior al Moggigate, a la estafa portuguesa y a cuantas conspiraciones deportivas hayan existido. Lo curioso del caso es que el Real Madrid no sale mal parado de este Villarato, como bien dice Santiago Segurola en los veinte años de mandato del bilbaino, el equipo blanco ha conquistado ocho ligas, las dos últimas inclusive en un final muy ajustado.

¿A qué se debe entonces este arrebato conspiratorio? Pues tiene poca explicación, al menos un razonamiento coherente y justificado.. imagino que realmente cree en esta conspiración que involucra desde árbitros a dirigentes.

El caso sería mera anécdota si no se estuviese extendiendo como la varicela. El diario Marca, tras el partido Barcelona-Recre con pésimo arbitraje de Pérez Burrull, sacó la portada que acompaña al texto titulando claramente y en letras enormes: “¿Campeón por decreto?”. Evidentemente, la reacción por parte del barcelonismo no se hizo esperar y los foros deportivos son un auténtico hervidero. El caso es que son muchos los aficionados madridistas que están en desacuerdo con la famosa portada, dignos seguidores del fútbol, que se resisten a aceptar el papel de víctimas. Santiago Segurola recibió un bombardeo de quejas en su chat de los lunes. Los foros de opinión de Marca y As van a estallar de culés y merengues tirándose los trastos a la cabeza.

Pero independientemente del Villarato en sí, si este existiese o no, estamos ante una degradación del periodismo deportivo. Desde hace años, el panorama deportivo español a gran escala es un circo en donde prima el amarillismo y sensacionalismo. No voy a extenderme, pero los cuatro principales periódicos deportivos españoles apenas tienen firmas de prestigio, todo lo contrario, abunda el forofismo y la chabacanería. Relaño comanda un ejercito poblado de exjugadores y periodistas de medio pelo como Roncero, Manolete, Lama y cía. El Marca puebla sus páginas de antiguos futbolistas que se ajustan al guión establecido. Menos mal que existen Maldini, Marcos López, Axel Torres o Robinson que dignifican algo el panorama.

Para intentar buscar algo de neutralidad en la maltrecha prensa española tiene uno que rebuscar entre los cada vez más profesionalizados blogs sobre fútbol (Futbolitis, Diarios de Fútbol, Génesis Esférica, Ecos Del Balón..) o acudir a las páginas de El País dirigidas por José Sámano. Pero el que no disponga de internet cuenta con muy poco para leer periodismo deportivo de calidad.

El Villarato no es más que una campaña que reúne a unos cuantos forofos madridistas, pero que vista desde la distancia, no tiene mucho sentido. Desvirtúa el mundo del fútbol y lo sabotea.

Las pataletas de Relaño día sí y día también sólo perjudican al fútbol y a la credibilidad del diario que dirige (y hace pensar que solo buscan la venta de periódicos) por no hablar del prestigio hacia su propia figura, la de un periodista que tiene buena pluma, pero que se ve lastrada por una actitud neurótica y desmedida. Relaño ni siquiera puede soñar con llegarle a la suela de los zapatos a Segurola,  a Enric González o al propio Axel Torres porque sus últimos años de periodismo caricaturizan su propia persona y la reducen al prototipo de forofo cegado.

Hágase un favor sr. Relaño, desista, abandone las teorías conspiratorias y no sufra más. Por su salud mental, por la de sus lectores y por el bien del deporte disfrute del fútbol, disfrute con el equipo de Guardiola igual que lo hace con la selección española, aunque sus colores no le hagan mucha gracia.